El protocolo certifica productos eficaces para reducir la microcistina de las cianobacterias en el agua potable a niveles inferiores a la recomendación de salud de la EPA

ANN ARBOR, Míchigan. La organización global de salud pública, NSF International, ha desarrollado un método de análisis, el protocolo de NSF 477: Unidades para Tratamiento de Agua Potable, Microcistina, que verifica la capacidad de un filtro de agua de reducir la microcistina a niveles inferiores a la recomendación de salud de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) de los EE. UU. Los primeros productos en obtener la certificación bajo este protocolo son los modelos 100185, 100188 y 100189 de Access Business Group’s eSpring y los modelos CIFN11-PLUS, CIFN11S-PLUS, CIFN14-PLUS, CIFN8-PLUS y CIFN85-PLUS de Coway Co., Ltd.

La microcistina es el tipo más común de cianotoxina, un grupo de contaminantes químicos formados por algas cianófitas. El tiempo cálido, junto con los nutrientes adecuados en lagos poco profundos, como los fosfatos procedentes de escorrentía agrícola, crean el entorno perfecto para el crecimiento exponencial de algas cianófitas, también conocidas como cianobacterias. Las cianobacterias pueden provocar concentraciones tóxicas de cianotoxinas, en particular de microcistina, que pueden saturar los sistemas de tratamiento de aguas públicas. La presencia de cianobacterias se ha identificado en todo el mundo, desde el lago Erie en los Estados Unidos hasta el lago Koetshuis en los Países Bajos, pasando por el lago Taihu en China.

Se sabe que la exposición a niveles peligrosos de concentración de microcistina al beber agua o al utilizarla de forma recreativa como para la natación, puede provocar una amplia gama de síntomas como fiebre, dolor de cabeza y vómitos, así como daños al hígado y al riñón en casos más graves. La exposición a la microcistina en el caso de mascotas puede provocar también riesgos graves para la salud.

“Para Coway, la certificación de acuerdo con el protocolo de NSF 477: Unidades para Tratamiento de Agua Potable, Microcistina, es importante porque la proliferación de cianobacterias productoras de microcistina es un problema de salud pública a nivel mundial”, ha declarado Sanghyeon Kang, Directos de la División de Investigación de Coway Co. Ltd. “Ahora podemos ofrecer soluciones que ayuden a las personas cuyos suministros de agua han resultado afectados”.

El riesgo a la salud pública planteado por las cianotoxinas ha llevado a los legisladores de los EE. UU. a aprobar una ley que requiere que la EPA desarrolle y presente ante el congreso un plan estratégico con el fin de evaluar y gestionar los riesgos asociados con las cianotoxinas del agua suministrada por sistemas de aguas públicas.

NSF International desarrolló el protocolo de análisis de microcistina por solicitud de las agencias de regulación preocupadas por comunidades con niveles elevados de microcistina en los lagos y ríos que son su fuente principal de aguas públicas. Los filtros de agua certificados según el protocolo de NSF 477: Unidades para Tratamiento de Agua Potable, Microcistina, están diseñados de forma que proporcionan una barrera de protección adicional contra la microcistina y con el fin de complementar el tratamiento de las aguas públicas municipales. Si la empresa de suministro de agua notifica al público un brote de cianotoxina, las personas que utilizan el sistema de aguas municipales deberían seguir siempre las instrucciones de la empresa de suministro, incluso si cuenta con un filtro certificado.

Para obtener la certificación de NSF International, los sistemas de tratamiento de aguas, entre los que se encuentran los filtros para el agua, deben someterse a análisis exhaustivas para comprobar que cumplen los estrictos requisitos de la norma NSF/ANSI 53, un Estándar Nacional Americano para unidades de tratamiento de agua potable. Además de verificar que el sistema tiene una estructura sólida, NSF verifica que:

  • Las declaraciones de reducción de contaminantes, como reducción de microcistina, que se indican en la etiqueta son ciertas.
  • El sistema no añade al agua nada perjudicial.
  • Ni el etiquetado, ni la publicidad ni los materiales promocionales del producto son engañosos.

Para poder hacer una declaración de reducción de la microcistina, un filtro de agua debe ser capaz de reducir el nivel de microcistina por debajo del límite de la recomendación de salud de la EPA para bebés y niños pequeños, que en la actualidad es de 0,3 partes por cada mil millones. Los productos deben volver a analizarse periódicamente y a certificarse cada año, lo que garantiza que los productos continúan cumpliendo con los requisitos con el paso del tiempo.

Existen planes para ampliar el protocolo de NSF 477 para incluir en el futuro requisitos de otras cianotoxinas como la anatoxina-a y la cilindrospermopsina.

“Para NSF International este es un asunto muy importante, ya que hemos estado desarrollando estándares nacionales, analizando y certificando tecnologías de tratamiento del agua potable durante más de 70 años”, ha dicho Clif McLellan, Vicepresidente de Sistemas de Aguas de NSF International. “al poder disponer del protocolo NSF 477: Unidades para Tratamiento de Agua Potable, Microcistina, los fabricantes tienen ahora una forma de demostrar a los consumidores que sus filtros de agua pueden reducir de modo eficaz la microcistina a un nivel inferior al límite de la recomendación de salud de la EPA y ofrecer una barrera adicional contra las cianotoxinas más allá del tratamiento ofrecido por la empresa de suministro de agua municipal”.

Acerca de NSF International: NSF International es una organización global independiente que escribe estándares y analiza y certifica productos para las industrias de ciencias de la salud, alimentación, agua, y de productos de consumo para minimizar los efectos perjudiciales para la salud y proteger el medioambiente (nsf.org). Fundada en 1944, NSF está comprometida a mejorar la seguridad y la salud humana por todo el mundo. NSF opera en más de 165 países y es Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud/Organización Panamericana de la Salud en Inocuidad Alimentaria, Calidad del Agua y Ambiente Interior.

NSF ha estado a la cabeza de la creación de Estándares Nacionales Americanos para todos los materiales y productos que tratan o entran en contacto con el agua potable. Hoy en día la mayoría de los códigos de fontanería requieren certificación según los estándares de NSF para tuberías y componentes de fontanería en edificios comerciales y residenciales. NSF International está acreditada por el Instituto de Estándares Nacionales Americanos (American National Standards Institute, ANSI).