El nuevo protocolo ayuda a los consumidores a identificar los productos animales que no contribuyen al crecimiento de bacterias resistentes a los antibióticos

ANN ARBOR, Míchigan - La organización global de salud pública NSF International ha desarrollado un protocolo de certificación independiente — Raised Without Antibiotics (Criado sin antibióticos) — para certificar productos de animales que han sido criados sin exposición a antibióticos. El nuevo protocolo de certificación ayudará a los consumidores a identificar productos que no contribuyen a la proliferación de bacterias resistentes a los antibióticos.

La certificación Raised Without Antibiotics, de NSF International, se puede otorgar a una amplia variedad de productos animales, como carnes, aves, productos del mar, lácteos, huevos, cuero y ciertos ingredientes de suplementos. La certificación proporciona la verificación independiente de las afirmaciones realizadas en los envases y es la única certificación "criado sin antibióticos" que cubre todos los productos animales.

“Cada día más consumidores se preocupan por el desarrollo generalizado de bacterias resistentes a los antibióticos y por el uso de antibióticos en la producción de alimentos", ha dicho Sarah Krol, Directora general global de Certificación de productos de inocuidad alimentaria en NSF International. "La certificación de NSF International, Raised Without Antibiotics, brinda a los consumidores una manera fácil de identificar y comprar productos animales que han sido criados sin exposición a antibióticos, lo que puede ayudar a aliviar sus preocupaciones”.

Una encuesta de 2016 realizada para NSF International mostró que el 59 por ciento de los consumidores prefieren productos de animales criados sin antibióticos. Pero, sin un protocolo y un proceso de certificación independientes y transparentes, los consumidores no han podido verificar las afirmaciones realizadas por los vendedores – hasta ahora.

Betagro Group, en Tailandia, es un importante proveedor de pollo a los consumidores de Asia y Europa y es también la primera empresa en obtener la certificación Raised Without Antibiotics de NSF International.

“Nuestros pollos con la marca S-Pure son cuidadosamente seleccionados y criados de modo que mantienen una salud óptima sin el uso de antibióticos”, ha declarado Vasit Taepaisitphongse, Presidente del grupo Betagro. “Queremos que nuestros clientes tengan confianza en nuestros productos Raised Without Antibiotics. Por eso fue tan importante para nosotros recibir una certificación independiente y objetiva de NSF International".

NSF International desarrolló el protocolo Raised Without Antibiotics en asociación con la industria de los animales destinados al consumo y con los veterinarios interesados. De acuerdo con este programa, los animales no pueden ser certificados si han recibido antibióticos. Puede permitirse el uso de fármacos ionóforos coccidiostáticos, que no se consideran contribuyentes a la resistencia antimicrobiana, para prevenir infecciones dependiendo de las regulaciones de etiquetado en la región de la venta del producto.

El programa también fomenta medidas preventivas como la vacunación, tratamientos alternativos, técnicas de cuidado de los lechos y la densidad de población adecuada para mantener la salud y el bienestar de los animales. Si los animales enfermos requieren antibióticos para el tratamiento, pueden recibir atención veterinaria, pero deben ser eliminados del programa Raised Without Antibiotics.

La propagación de bacterias resistentes a los antibióticos ha sido reconocida como una preocupación de salud pública de alta prioridad por la Organización Mundial de la salud (OMS), las Naciones Unidas (ONU), el Centro europeo para la prevención y el control de enfermedades (CEPD) y los Centros para control y prevención de enfermedades de Estados Unidos (CDC). En los últimos años, los funcionarios de salud pública del Reino Unido, Europa y Norteamérica han expresado seria inquietud sobre el uso excesivo de antibióticos en la producción ganadera. Cuando los antibióticos se utilizan en exceso en la granja, pueden desarrollarse bacterias resistentes a los fármacos en la población animal. Estas bacterias resistentes a los antibióticos se pueden diseminar a los seres humanos a través de productos cárnicos que no se hayan manipulado o cocinado correctamente, cultivos alimentarios contaminados y contacto directo con el ganado.

En los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Fármacos de EE. UU. (FDA), ha publicado directrices voluntarias para la reducción del uso de antibióticos en la producción ganadera, junto con una eliminación obligatoria de las ventas de antibióticos para el ganado sin receta. Desde 2017 se requiere una receta del veterinario para el uso de antibióticos en animales criados en los Estados Unidos. En la Unión Europea (UE), la prohibición del uso de antibióticos como promotores de crecimiento en la alimentación animal ha estado vigente desde 2006. Sin embargo, los agricultores pueden seguir utilizando antibióticos con fines veterinarios. Un informe reciente de la Agencia Europea de medicamentos (EMA) muestra un alarmante aumento del uso agrícola y veterinario de antibióticos considerados "de importancia crítica" para la medicina humana1. Según la EMA, los antibióticos utilizados en la producción ganadera representan tres veces la cantidad de antibióticos que se distribuyen a la población humana de Europa.

Acerca de NSF International: NSF International (nsf.org) es una organización global e independiente que redacta estándares, analiza y certifica productos de las industrias de alimentos, agua, ciencias de la salud y bienes de consumo para minimizar los efectos adversos para la salud y proteger el medio ambiente. Fundada en 1944, NSF está comprometida a proteger la inocuidad y la salud por todo el mundo. NSF International es un Centro Colaborador con la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuestiones de inocuidad alimentaria, calidad del agua y medioambiente de interiores.

NSF International proporciona experiencia y servicios de alimentos acreditados en todos los sectores de la cadena de suministro, incluyendo la agricultura, la alimentación y el bienestar animal, la producción, el procesamiento, la distribución, productos lácteos, pescados y mariscos, software de gestión de calidad, venta al por menor y restaurantes. Entre sus servicios se incluyen la Iniciativa Global de Inocuidad Alimentaria, equipamiento de servicios alimentarios y certificación de compuestos no alimentarios, validación e inspección HACCP, verificación y certificación de declaraciones de etiquetas, pruebas de ADN y envases de alimentos, desarrollo de productos y procesos, así como la certificación orgánica y Certificación de Producto en Transición a través de Quality Assurance International (QAI). NSF también ofrece servicios expertos de auditoría, consultoría y formación.

<p class="”note" "="">1Agencia Europea de medicamentos, 2016. Venta de agentes antimicrobianos veterinarios en 29 países europeos en 2014, sexto informe ESVAC, http://www.ema.europa.eu/docs/en_GB/document_library/Report/2016/10/WC500214217.pdf