Un estudio conjunto entre NSF International, la Facultad de Medicina de Harvard y la Universidad de Servicios Uniformados halla que los suplementos en bases militares tienen etiquetas incorrectas en relación con la cafeína

ANN ARBOR, Michigan. Los niveles de cafeína de suplementos alimenticios comúnmente utilizados por personal militar, a menudo, se detallan incorrectamente en las etiquetas, según un estudio reciente realizado por NSF International, la Facultad de Medicina de Harvard y la Universidad de Servicios Uniformados. El estudio, que fue publicado en el Journal of the American Medical Association Internal Medicine la semana pasada, observó 31 de los suplementos alimenticios más populares que se venden en cápsulas en instalaciones militares. Se analizaron las muestras de los suplementos para determinar el contenido de cafeína por porción y se comparó con lo que se detallaba en la etiqueta del producto. El análisis fue llevado a cabo por NSF International, una organización de salud pública independiente que se especializa en análisis de suplementos alimenticios entre otros productos.

El estudio halló que el contenido de cafeína en suplementos es inconsistente y, muchas veces, inexacto:

  • De los 20 productos de suplementos alimenticios que detallaban cafeína en la etiqueta, 6 productos (30 %) no indicaban la cantidad de cafeína en la etiqueta. Estos productos contenían grandes cantidades de cafeína, que variaban entre 210 mg y 310 mg por porción. Para poner esto en perspectiva, una taza de 8 onzas de café tiene aproximadamente 100 mg de cafeína.
  • 5 de los 20 productos (25 %) tenían etiquetas imprecisas, y contenían una dosis de cafeína que era por lo menos 10 % mayor o menor que la cantidad indicada en la etiqueta.
  • Solo 9 de los productos (45 %) indicaban una cantidad exacta de cafeína en la etiqueta.

“Este estudio pone de manifiesto las prácticas inconsistentes de etiquetado de muchos fabricantes de suplementos alimenticios. Muchos de los suplementos analizados no proporcionaban información clínicamente precisa ni útil sobre el contenido de cafeína”, comentó Ed Wyszumiala, gerente general de programas de certificación de suplementos alimenticios de NSF International. Es común en personal militar y consumidores generales ingerir otras bebidas con cafeína, como café, bebidas gaseosas y energizantes, durante todo el día. Sin saber con exactitud el contenido de cafeína de un suplemento, las personas corren el riesgo de consumir niveles insalubres de cafeína”.

“Estudios como este ponen de manifiesto la necesidad de realizar más pruebas en los suplementos”, dijo Wyszumiala. “Este es el motivo por el cual NSF International desarrolló un estándar nacional estadounidense para analizar suplementos alimenticios para que los consumidores puedan buscar productos que son analizados y certificados con el objeto de asegurar que lo que indica la etiqueta coincida con el contenido del envase y de que no hay niveles no aceptables de contaminantes”.

La ingesta de cafeína en forma de bebidas energéticas es una práctica común en las fuerzas armadas. Un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades halló que el 45 % de los miembros del servicio consume bebidas energéticas diariamente. Sin embargo, la ley federal no requiere que estas bebidas detallen el contenido de cafeína en la etiqueta.

El estudio de NSF International/Harvard/USU también observó ingredientes herbarios en suplementos alimenticios que se saben que naturalmente contienen cafeína para entender si el contenido de cafeína fue indicado adecuadamente en la etiqueta del suplemento. Los resultados revelaron que 11 suplementos detallan un ingrediente herbario que naturalmente incluye cafeína pero no indica “cafeína” en la etiqueta.

Metodología de estudio de suplementos: El estudio, financiado por el Departamento de Defensa, identificó los suplementos alimenticios más populares que se venden como cápsulas (excluidas bebidas y geles) en instalaciones militares cuya etiqueta indica que contienen (1) cafeína, o bien (2) uno o más ingredientes herbarios que se sabe que naturalmente contienen cafeína pero que no se indica la palabra “cafeína” en la etiqueta. Los suplementos fueron comprados en una tienda minorista grande local que vende suplementos alimenticios. La cantidad de cafeína por ración en los suplementos se determinó mediante cromatografía líquida de alta presión con absorbancia UV (HPLC-UV) después de extracción mediante solventes. Si el nivel de cafeína estaba por debajo del límite de cuantificación mediante el método HPLC-UV, se utilizaba la detección mediante cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas en tándem. Los resultados obtenidos se compararon con el contenido de cafeína indicado en la etiqueta de los productos. Todos los análisis fueron realizados por NSF International.

Acerca de NSF International: NSF International, una organización mundial de salud pública independiente que elabora estándares, y analiza y certifica productos para las industrias de alimentos, agua, ciencias de la salud y productos de consumo (www.nsf.org). La empresa, fundada en 1944, está comprometida a proteger la salud y la seguridad humana en todo el mundo, y opera en más 150 países.

La división NSF Health Sciences ofrece capacitación y educación, consultoría, auditoría, análisis conforme con BPM y BPL, certificación, investigación y desarrollo, y orientación relativa a las reglamentaciones para las industrias farmacéutica, de dispositivos médicos y de suplementos alimenticios a lo largo del ciclo de vida de los productos. La división también provee estándares de referencia secundaria farmacéuticos, trazables con estándares USP y EP. NSF elaboró el único estándar nacional estadounidense acreditado (ANSI/NSF 173) que verifica la salud y la inocuidad de suplementos nutricionales, y también analiza y certifica productos conforme con este estándar. La división NSF Health Sciences opera globalmente en toda América del Norte, Europa, Oriente Medio, África, Asia y América Latina.