QAI saca la certificación de Producto en Transición, el primer y único programa que certifica toda la cadena de suministros y ofrece la marca “Producto en Transición Certificado” en el envase

ANN ARBOR, Míchigan y SAN DIEGO, California. — Los nuevos cereales de Kashi, Dark Cocoa Karma Shredded Wheat Biscuits, son el primer producto de alimentación en obtener la certificación de Producto en Transición de QAI, un nuevo programa que reconoce e incentiva a los agricultores en su transición que pasan de utilizar métodos de cultivo convencionales a métodos de cultivo orgánicos.

QAI, Inc., uno de los principales certificadores de alimentos orgánicos en América del Norte y parte de la organización global de salud pública, NSF International ha diseñado este programa para verificar la capacidad de los productores de cumplir requisitos progresivamente más rigurosos durante tres años, tras los cuales pueden optar a la certificación de productos orgánicos. Estos productos contienen como mínimo un 51 % de contenido transicional y pueden lucir en el envase la marca de Producto Certificado Transicional, lo que permite que los consumidores identifiquen y apoyen a las empresas y los agricultores durante su transición a productos orgánicos.

“Las empresas de alimentación podrán utilizar el logotipo QAI Certified Transitional en sus envases para guiar a los consumidores hacia estos productos”, ha declarado Sarah Krol, Directora Ejecutiva Global de QAI, Inc., una empresa de NSF International. “Con el programa de certificación de Productos en Transición, los agricultores, procesadores, distribuidores y minoristas, pueden obtener un mejor precio para sus productos, ya que apoyan la expansión de superficies dedicadas al cultivo orgánico con el fin de satisfacer las exigencias de los consumidores”.

La demanda de productos orgánicos certificados ha superado la oferta, lo que ha provocado que las empresas no hayan podido cumplir con los pedidos o hayan tenido que importar ingredientes orgánicos del extranjero para atender a la demanda. Además, la transición de terrenos agrícolas al cultivo orgánico es costosa, con escaso rendimiento de la inversión ya que se tarda tres años en poder optar a la certificación de productos orgánico. Estas barreras han obstaculizado el crecimiento de las superficies de cultivo orgánico, que suman tan solo un 1 % de los terrenos agrícolas de los EE. UU. a pesar de que el crecimiento de los ingresos anuales por productos orgánicos se encuentra ya por encima de los diez puntos. El programa de QAI ayuda a eliminar estas barreras y facilita la transición de terrenos de agricultura convencional a agricultura orgánica, obteniendo un mejor precio para cosechas de mayor valor y permitiendo que los consumidores apoyen la conversión de más productos ecológicos.

QAI Certified Transitional puede aplicarse a lo largo de toda la cadena de suministros para instruirles en la manera de convertirse en productores orgánicos e incluye estos requisitos que se hacen progresivamente más estrictos durante tres años:

  • Sin sustancias prohibidas: No está permitida la utilización de lodos de aguas residuales, OGM, irradiación y otras sustancias prohibidas por el Programa Orgánico Nacional en terrenos o productos certificados en transición.
  • Capacitación sobre productos orgánicos: Los productores y manufacturadores deben completar cursos educativos para demostrar sus conocimientos con respecto a la regulación sobre productos orgánicos.
  • Responsabilidad: Las instalaciones de manufactura y cultivo se someten a inspecciones anuales y pueden ser seleccionadas para ser objeto de inspecciones y muestreos no programados.
  • Diligencia debida: Desde los inicios del programa deben crearse y mantenerse registros que demuestren el cumplimiento de los elementos aplicables de la regulación sobre productos orgánicos, incluyendo registros de los planes de cumplimiento, uso del terreno, fertilidad del suelo, semillas y material de plantación, rotación de los cultivos, control de plagas y enfermedades, y todos los insumos o ingredientes utilizados.
  • Etiquetado autorizado: Dependiendo del porcentaje de ingredientes en transición, los productos pueden incluir ciertas declaraciones en el envase. Pueden mostrar la marca Certified Transitional en el envase los productos que contienen al menos un 51 % de ingredientes en transición.

“La salud de las personas y la salud de nuestro planeta están estrechamente relacionadas”, ha declarado David Denholm, CEO de Kashi. “Un uno por ciento de superficie dedicada a productos orgánicos no es suficiente, y nosotros queremos fomentar soluciones que beneficien a todas las personas que trabajan para llevar adelante la agricultura orgánica. Creemos que abogar por la agricultura en transición hará que los productos orgánicos sean más accesibles y apoyará un sistema alimentario más sostenible para todos”.

Para conseguir poder mostrar el logotipo de Certified Transitional en sus nuevos cereales, Kashi ha trabajado en colaboración con Hesco/Dakota Organic Products, una empresa especializada en cereales, con el fin de identificar y colaborar con dos agricultores interesados en realizar la transición de nuevos terrenos de prácticas de cultivo convencionales a prácticas de cultivo orgánicas. En consecuencia, los cereales Dark Cocoa Karma Shredded Wheat Biscuits han sido desarrollados de manera que utilizan trigo 100 % con Certificación de Producto en Transición.

Acerca de QAI (Quality Assurance International): Fundada en 1989, QAI es el principal proveedor de servicios de certificación de productos orgánicos que verifican la integridad orgánica a lo largo de toda la cadena de suministros (qai-inc.com). Otros servicios de certificación adicionales incluyen certificación de producto en transición, libre de gluten, kósher, cuidado personal natural, responsabilidad social e inocuidad alimentaria a través de su empresa matriz, NSF International. se mantiene dedicada al medioambiente, al tiempo que proporciona apoyo educativo a la comunidad de productos orgánicos, así como a sus clientes y consumidores. Esta empresa, con sede en San Diego, California, ha crecido hasta incluir operaciones en los EE. UU., Canadá, América Latina, Japón y la Unión Europea.