La estructura química de la DMBA es similar a la de otros estimulantes prohibidos: la DMAA y la efedrina

ANN ARBOR, Michigan. Investigadores de NSF International, la Facultad de Medicina de Harvard (Harvard Medical School) y el National Institute for Public Health and the Environment (RIVM) de los Países Bajos han hallado un estimulante sintético no aprobado (1,3-dimetilbutilamina o DMBA) en 12 suplementos alimenticios de venta libre. Los hallazgos fueron publicados en la revista revisada por expertos Drug Testing and Analysis.

Este es un importante hallazgo, dado que la DMBA es químicamente similar a otros estimulantes perjudiciales como la DMAA, que fue prohibida por agencias reguladoras en los EE. UU., el Reino Unido, los Países Bajos, Brasil y otros países debido a sus vínculos con eventos negativos para la salud tales como accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca y muerte súbita. No hay estudios de inocuidad conocidos sobre la DMBA, y sus efectos sobre la salud son totalmente desconocidos.

“Mientras autoridades reguladoras trabajan para eliminar estimulantes perjudiciales como la efedrina y la DMAA de suplementos, nuevos estimulantes sintéticos tales como la DMBA continúan surgiendo para ocupar su lugar”, dijo John Travis, científico investigador sénior de NSF International. “Sin los estudios adecuados, el impacto en la salud de este nuevo estimulante es totalmente desconocido. Instamos a fabricantes, distribuidores, minoristas y entes reguladores a trabajar juntos para eliminar este estimulante no aprobado del mercado con el objeto de ayudar a proteger a los consumidores de efectos potencialmente perjudiciales para la salud”.

“La bibliografía indica que este nuevo fármaco ha sido probado en perros y gatos con médulas espinales dañadas. Nunca se ha probado en seres humanos. Es absurdo que los consumidores estén expuestos a suplementos para entrenamiento y pérdida de peso de venta libre adulterados que se venden en algunas de las más grandes tiendas minoristas de los Estados Unidos. Los riesgos son totalmente desconocidos”, explica el Dr. Pieter Cohen, profesor asistente de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. “La posibilidad de que pueda causar daño es real. Es un primo cercano de la DMAA, que actualmente está siendo investigada como la causa del accidentes cerebrovasculares hemorrágicos, ataques cardíacos y muerte súbita”, dijo el Dr. Cohen, quien también es un internista en Cambridge Health Alliance. “Es esencial que las personas se mantengan alejadas de este nuevo fármaco”.

Se insta a los consumidores a evitar productos que contengan esta sustancia, que es posible que figure en las etiquetas de producto como “citrato de 4-amino-2-metilpentano”, “citrato de AMP”, “citrato de 1,3-dimetilbutilamina”, “4-amino-2-pentanamina”, “Pentergy”, “4-AMP” o “extracto de té pouchong”.

Una encuesta independiente reciente realizada en representación de NSF International indicó que el 51 % de los consumidores están preocupados por la seguridad y la calidad de los suplementos alimenticios. Animamos a los consumidores a buscar productos de nutrición para deportistas y suplementos alimenticios certificados por NSF que hayan sido probados conforme con el estándar nacional estadounidense para suplementos alimenticios (estándar 173 de NSF/ANSI). La certificación de terceros a este estándar, que consta de auditorías regulares a instalaciones y análisis de productos, ayuda a proteger a los consumidores al verificar que los suplementos alimenticios sean fabricados en una instalación que cumpla con las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), no contengan adulterantes ni compuestos no aprobados, tengan etiquetas precisas y no contengan niveles perjudiciales de contaminantes específicos.

El programa de certificación NSF Certified for Sport® va un paso más allá dado que, además, evalúa los suplementos alimenticios en relación con más de 200 sustancias prohibidas para deportistas. Las MLB, la NFL, la NHL, la PGA, la LPGA, el Canadian Center for Ethics in Sport (CCES) y el Departamento de Policía de Nueva York usan el programa Certified for Sport®.

“Los programas de certificación de suplementos alimenticios y el NSF Certified for Sport® ayudan a los minoristas a proteger a sus clientes al permitir que los consumidores y los deportistas tomen decisiones más fundamentadas, sabiendo que lo que está en la etiqueta coincide con lo que está en el envase, y que no están consumiendo sustancias potencialmente perjudiciales sin intención de hacerlo como la DMBA”, dijo Travis.

Información general sobre el trabajo de investigación: Mediante cromatografía líquida de ultra rendimiento acoplada a espectrometría de masas en tándem (UPLC-MS/MS), los científicos de NSF International y del RIVM hallaron DMBA en 12 de los 14 productos de suplementos alimenticios analizados (85,7 %) con un contenido de DMBA que variaba desde 13 hasta 120 mg por dosis. Según la ingesta diaria recomendada en las etiquetas de productos, los consumidores de estos productos ingerirían de 26 a 320 mg de DMBA por día. Además, la DMBA estaba detallada en las etiquetas de productos como “citrato de 4-amino-2-metilpentano”, “citrato de AMP”, “citrato de 1,3-dimetilbutilamina”, “4-amino-2-pentanamina”, “Pentergy”, “4-AMP” o “extracto de té pouchong”. La investigación completa se publica en el diario: Drug Testing and Analysis.

Acerca de NSF International (www.nsf.org): NSF International es una organización mundial independiente, con sede en Ann Arbor, Michigan, que elabora estándares, y analiza y certifica productos para las industrias del agua, alimentos, ciencias de la salud y productos de consumo con el objeto de minimizar los efectos adversos para la salud y proteger el medio ambiente. La empresa fue fundada en 1944, y está comprometida a proteger la salud y la seguridad humana en todo el mundo. NSF es un centro de colaboración en inocuidad alimentaria, calidad del agua y entornos interiores de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)/Organización Mundial de la Salud (OMS), que está acreditado por el American National Standards Institute (ANSI) y opera en más de 155 países.

La división NSF Health Sciences ofrece capacitación y educación, consultoría, auditoría, análisis conforme con BPM y BPL, certificación, investigación y desarrollo, y orientación relativa a las reglamentaciones para las industrias farmacéutica, de dispositivos médicos y de suplementos alimenticios a lo largo del ciclo de vida de los productos. NSF International elaboró el único estándar nacional estadounidense acreditado (ANSI/NSF 173) que verifica la salud y la inocuidad de suplementos alimenticios, y también analiza y certifica productos conforme con este estándar. La división NSF Health Sciences opera globalmente en toda América del Norte, Europa, Oriente Medio, África, Asia y América Latina.

NSF International ofrece registros ISO 13485 para dispositivos médicos y la marca CE mediante NSF International Strategic Registrations, Ltd. (NSF-ISR), así como certificación de filtrado de agua potable a través de la división NSF Global Water. Los servicios adicionales incluyen auditorías de inocuidad para las industrias de alimentos y agua, servicios ambientales y de sostenibilidad a través de NSF Sustainability y cursos de capacitación a través de NSF Training and Education.